image13

Migraña Paralizante

 Llegué a Maria José por una migraña paralizante y jamás pensé que eso me iba a montar en un camino de auto-aprendizaje y crecimiento como el que abarqué durante los últimos 2 años junto a esta linda Persona.  

 El principio es intrigante, parece increíble que junta a esta persona de carne y hueso nuestros pensamientos, sentimientos y nuestras dolencias físicas queden al desnudo. El siguiente paso involucró humildad, significó vencer ese ego amarillista que está buscando comprender el truco tras la magia. 

 

Desde ese punto en adelante, dejar a esta sanadora SER y permitirme SER junto a ella desencadenó toda una experiencia de vida y el despertar de otro tipo de AMOR. Mi ser dejó atrás esa búsqueda insaciable de entendimiento para pasar a un fascinante punto de equilibrio en donde todo queda en mis manos. Maria José solo me dice que deje de ser tan “romántico” y es precisamente ese recordatorio, ese polo a tierra, el que me permite poner a Maria José delante de muchos sanadores convencionales. No se trata de adoración, pero sí mucho respeto por esta noble alma que no juzga el cuerpo ni los actos humanos sino que me permite trascenderlos. 

Yo:  * Comencé a sanar y a balancear mi cuerpo * Entendí que siempre hay algo que puede mejorarse. Tanto en mí como en las relaciones junto a los que me rodean * Aclaré muchas dudas espirituales, vi y entendí que hay algo más a nuestro alrededor.  Abrí mi mente: * Enfoqué mis experiencias de vida con mucha paz y aceptación.El camino sigue y Si ud. quiere, su experiencia será millones de veces mejor que la mía. No lea, ni crea, entréguese a esta experiencia al menos por una vez en su vida, tome un camino y recórralo hasta su final. Abra su mente a nuevas posibilidades. Doy mi testimonio y cualquier cosa me escriben a juanda100@yahoo.com.  

​NAMASKAR 

Juan David Salazar

Ingeniero Industrial

image14

Dolor crónico en la espalda

Miirabai y yo nos conocimos hace 16 años, cuando yo todavía estaba en el colegio y creía que me las sabía todas.

Ella era una estudiante de derecho y filosofía que estaba empezando a explotar sus habilidades para ayudar a las personas con los problemas con los problemas del alma que se manifiestan en el cuerpo y viceversa, y un día llegó a mi casa, gracias a la curiosidad y la buena intuición de mi mamá.

 

Al principio nos veíamos una vez al año y ella nos aconsejaba con la ayuda de su percepción alta y sus palabras directas e indiscretas. Nuestros primeros encuentros me devolvieron el asombro y la capacidad de no creer pero respetar y sentir curiosidad por aquellas cosas que no se pueden explicar con la lógica del método científico o la razón ilustrada. Lo primero que siempre le agradezco es que de alguna manera conocerla y estar en su cercanía le trajo un toque de misticismo a mi practicidad, una duda que primero asocie con la magia pero que ahora comprendo tiene que ver con la espiritualidad.Después de tres o cuatro años de conocernos, cuando yo tuve mi primera crisis transformativa gracias a la que posteriormente cambie de novio, carrera, de estilo de vida y hasta de país, un día se apareció en la oficina de mi mamá y le dijo que quería hablar conmigo.

Cuando vino a mi casa y por primera y única vez me habló fuerte, sus palabras y su presencia fueron la cachetada que necesitaba para despertarme del letargo que da el miedo al cambio y la resistencia de mis viejos patrones. En ese momento, nuestra relación se transformó y nació una amistad que me ha traído regalos indispensables para crecer: el apoyo y amor incondicional de un ser de luz, la guía de una maestra de Reiki, los poderes creativos de la meditación y la asombrosa capacidad curativa de una sanadora comprometida con su labor.

Por años, yo tenía un dolor crónico en la espalda que se intensificaba cuando me sentía baja de ánimo, estresada o tensa. Empezaba atrás, pero luego mi pierna, mi brazo y hasta los dedos de la mano izquierda se me dormían. Después de visitar médicos y de múltiples exámenes, no se encontraban causas aparentes y el dolor iba y venía. La primera vez que Miirabai me mencionó el Reiki, sólo me dijo que me iba a ayudar con el dolor y yo me recosté sin saber que era. La experiencia me ayudó con la molestia y me cambió la percepción, mi manera de entender el mundo y sus múltiples capas no volvió a ser la misma. Mi sorpresa fue tal que empecé a investigar y leer todo lo que pude sobre Reiki hasta que finalmente me decidí a pedirle que me enseñara.

Después de cinco años, he sido voluntaria en hospitales y soy maestra de Reiki con dos estudiantes bajo mi cargo.La sabiduría de Miirabai, su contribución a que todos seamos más íntegros y coherentes se multiplica en cada consulta. Como paciente de psicoacustica, chi kung terapéutico, Reiki y consejería, María José me ha apoyado en cada paso y tropiezo, en cada viaje y aventura, en los éxitos y retos profesionales, en los triunfos y desastres sentimentales. Con sus consejos y tratamientos hemos ido creciendo juntas como profesionales, como amigas, como seres espirituales que se acompañan en aventuras eternas e indescriptibles.

He tenido la oportunidad de ver las reacciones de todos los estilos y conocer de primera mano a muchas personas con las que Miirabai a compartido su gracia, nuestra experiencia en común me ha demostrado que un simple encuentro con ella es de por si un cambio en la frecuencia personal, un alto en el camino para reflexionar.En mi caso, gracias a esta gran maestra de vida, he aprendido a aceptar que mi ávida curiosidad intelectual, mi capacidad de imaginar y soñar, y mi alta sensibilidad son mis amigas; que aunque a veces mi practicidad y desapego pueden ayudarme, tienen que pasar por el lente del amor hacia mi misma y hacia mis alrededores.

Mi encuentro con Miirabai me ayudó a desarrollar mi capacidad de independencia sin abusar de la rebeldía, me permitió encontrar mi voz creativa, la fortaleza interna de mi feminidad y mis dones para comunicar. Agradezco infinitamente su labor y su presencia.

Angela Lang

escritora y editora, Nueva York 

image15

Intoxicación con metales pesados

 

Empecé mi terapia con María José a finales del 2008 a raíz de una intoxicación con metales pesados que ningún médico tradicional pudo diagnosticar correctamente.
Desde las primeras semanas de tratamiento la mejoría fue notoria, algo sorprendente pues mi estado de salud desmejoraba preocupantemente desde hacía más de un año y medio.​ 

 En María José encontré una figura inexistente en los sistemas de salud modernos, una profesional que combina la certeza de la medicina occidental con las tradiciones médicas de la China, la India y el Japón. Adicional a su talento natural, tal vez el rasgo más importante y que hace tan especial su terapia sea su calidez y dedicación a cada uno de sus pacientes, características que hacen que todas estas vertientes y tradiciones se complementen en un terapia única que contempla cuerpo, mente y emoción como partes inseparables de un todo. Se trata de la terapia perfecta para personas que deseen ser tratadas como tales, con consideración y dedicación, algo cada vez mas infrecuente en los deshumanizados sistemas de salud modernos.

Mauricio Loza
Diseñador Gráfico y Escritor 

image16

Sanación Emocional

 

Cuando contacté a Miirabai estaba muy triste. Sobre todo, porque dentro de mí, sabía que había llegado el momento de cerrar un capítulo de mi vida que era doloroso y difícil.
Gracias a la terapia de sanación y al amor con el cual Miirabai ayuda a todos sus pacientes, aprendí a ver todo con otros ojos.  A escuchar mi voz interior cuando es necesario y a callarla cuando me perturba.

 Hoy, después de casi un año trabajando juntas, soy capaz de apreciar la belleza en los momentos más duros, porque comprendo que el universo es perfecto y provee pruebas que son las correctas para uno, en el momento indicado.

​Gracias a sus poderes curativos, Miirabai no sólo sanó mi alma y mi corazón, sino que también me ha enseñado a aceptar cada proceso como parte de mi crecimiento espiritual. Para mí, ella es mucho más que una maestra de vida. Es un ser de luz. Y me siento sumamente afortunada de que exista y sea parte de mi vida. Mucho éxito y bendiciones”.

María Cristina Marrero
​editora, Nueva York 

image17

Sanación Emocional

 

Antes de contactarme con Miirabai mi vida era un mar de confusión. No tenía un rumbo fijo ni sabía que camino tomar en mi vida.

Tenía muchos problemas económicos y estaba viviendo una dolorosa crisis de pareja. Esto me tenía muy confundido y necesitaba muchas respuestas a mi situación.

 

Después de varias terapias comencé a sentirme muy tranquilo conmigo mismo, sentía paz interior y experimente una sensación como de haber perdido un gran peso de encima. Era muy agradable sobre todo porque ya llevaba años sintiendo mucha culpa y  miedos por situaciones de fracaso en el pasado.

​Hoy puedo decir con total honestidad que mi vida ha dado un giro de 360 grados. Pude separarme de mi anterior pareja sin conflicto (algo que creí imposible de hacer), pude reorganizar mi vida financiera, he mejorado mi salud considerablemente, tengo más control en mi vida, mi relación con Dios es estable y amorosa.

También venía arrastrando problemas de relación con mi padre el cual he perdonado, ahora somos muy buenos amigos, también mejoré mi relación con otros miembros de mi família y me siento pleno, decidido y feliz.

Gracias a Miirabai y al Creador por tantas y tantas bendiciones.

Ricardo Delgado
​Diseñador Gráfico, Bogotá